Transfăgărășan

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Transfăgărășan

La carretera Transfăgărășan, en Rumanía, es una carretera única en el mundo, magnífica, con casi 90 km de curvas, túneles y puentes, a través de uno de los parajes naturales más bonitos de Europa. Comunica las regiones de Transilvania (desde Sibiu) y Valaquia (desde Pitesti). Está enclavada en los Cárpatos, atraviesa las montañas Făgăraș y alcanza los 2000 metros de altitud. Si os gusta conducir debéis incluir esta carretera en vuestro viaje.

A lo largo de su recorrido encontramos bastantes paradas interesantes, tanto naturales como históricas. Desde el norte nos encontramos con la zona de Balea (río, lago y cascada) donde se pueden realizar actividades como subir por un teleférico. Más adelante encontramos la zona de Vidraru (lago, presa e hidroeléctrica), para terminar en el castillo de Poenari, el de Vlad “El Empalador”. Permanece cerrada unos 7 meses al año, desde Noviembre hasta Junio, durante la época de nieves.

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Transfăgărășan

Fue construida en los años 70 por el dictador Ceaușescu, como ruta estratégica tras la invasión soviética de Checoslováquia, durante la Guerra Fría, para evitar una invasión similar contra Rumanía a través de los Cárpatos. El proyecto fue militar, con una complejidad enorme, un uso descomunal de dinamita y la muerte de entre 40 y 100 soldados. Su sección norte forma parte habitual del tour ciclista nacional. La  Transfăgărășan ha aparecido en programas de motor, anuncios e incluso películas.

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Transfăgărășan
Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Transfăgărășan

Transfăgărășan

Castillo Poenari

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari

El castillo o ciudadela de Poenari está ubicado en Rumanía, y se accede a él a través de la carretera Transfăgărășan (de las más bonitas del mundo), a unos 25km de Curtea de Argeș, capital histórica de Valaquia. Se encuentra en una posición elevada dentro del valle del río Argeș, cerca a las montañas Făgăraş, en un entorno natural privilegiado. Eso sí, hay que tener cuidado por los osos que habitan en la zona, por lo que aconsejamos seguir estas recomendaciones.

El castillo Poenari es el auténtico castillo de Vlad Tepes, el príncipe rumano que sirvió de inspiración a Bram Stoker para crear a Drácula. Es menos turístico que otros pero se debe, sobre todo, a su difícil acceso, a su estado semi-ruinoso y a estar fuera de la ruta turística rumana más habitual por Transilvania, donde sí se sitúa el castillo de Bran, que han utilizado como reclamo para Drácula. Fue construido en el siglo XIII, y utilizado intermitentemente hasta el siglo XVII. Vlad III el Empalador lo utilizó como principal baluarte contra los otomanos en el siglo XV.

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari

Subir hasta la cima de Poenari no es tarea sencilla, ya que la escalera de acceso está compuesta por más de 1400 escalones en distintos tramos (unos 30 minutos para su ascenso), a través del conocido como Bosque de los Empalados, con estacas clavadas en los cuerpos de sus enemigos, que el príncipe utilizaba como advertencia para quienes osaran subir hasta el castillo. En general, la dificultad no es elevada pero sí se necesitan condiciones físicas mínimas, y recomendamos subir con agua y dulces. La entrada es barata, mucho más que para otros castillos. Como está en ruinas y es pequeño la visita no dura más de 30-40 minutos, leyendo los pocos carteles que explican la historia del castillo y de Vlad. Lo más llamativo son las vistas impresionantes al valle.

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari
Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari

Castillo Poenari

Sibiu

Sibiu_vista_panoramica

En el centro de Rumania encontramos una de las ciudades más bellas de toda Transilvania y del país en general, cuyo encanto y esplendor le valieron el reconocimiento de Capital Europea de la Cultura en el 2007.

Sibiu_murallas

Murallas de la ciudad vieja

Sibiu, fue la más rica y grande de las ciudadelas eirigidas en el siglo XII por colonizadores alemanes mejor conocidos como los Sajones de Transilvania. La gran riqueza amasada por los gremios alemanes permitió la construcción de impresionantes edificios y una imponente fortificación para protegerlos. La excepcionante conservación de parte de las murallas medievales y de la ciudad vieja han convertido a Hermannstadt, como también se le conoce, en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2004.

Sibiu_de noche_Ciudad Alta

Vista de la Ciudad Alta

En Sibui podemos encontrar 2 niveles: la Ciudad Baja, que fue dedicada a la manufactura y donde se encuentran casas de colores en calles empedradas; y la Ciudad Alta, la parte rica y comercial donde se ubican la mayoría de los puntos históricos. Entre ellos la torre del Ayuntamiento, desde la que se puede admirar no sólo toda la ciudad, también una gran vista a las montañas Fagaras.

Para llegar a Sibiu desde Brasov, basta con tomar un tren el cual tarda desde 2.5 horas hasta casi 4, dependiendo el tipo de tren. Existe un tren directo desde Bucharest el cual dura 5.5 horas.

Ciudadela de Rasnov

Rasnov_pueblo

En la vastedad de Transilvania, a tan sólo 15 km de Brasov, encontramos el pequeño pueblo de Rasnov, mejor conocido por su ciudadela ubicada a 150 metros de altura sobre la cima de la montaña adyacente.

Rasnov_bandera_rumania

Panorama

La fortaleza fue construida entre los años 1211 a 1225 por orden de los Caballeros Teutónicos, debido a su ubicación en la ruta de comercio entre Transilvania y Valaquia, se convirtió en un importante centro de comercio. La ciudadela logró ser penetrada sólo una vez y permaneció activa hasta 1850 debido al estado ruinoso en el que se encontraba ocasionado por incendios y un terremoto.

Para acceder a la ciudadela hay 3 maneras, siendo la más fácil en auto; tomando el funicular al pie de la montaña o bien caminando cuesta arriba por la vereda a través de un agradable bosque durante unos 15 minutos. La entrada cuesta 10 lei, aproximadamente 2,5 €. Una vez dentro se puede apreciar la impresionante vista hacia los Cárpatos, al pueblo y los alrededores.

casas_ciuadedela_Rasnov

Casas dentro de la ciudadela

Para llegar desde Brasov basta con tomar en la Autogara 2 (segunda estación de autobuses) cualquiera de los autobuses que van hacia Bran y pedirle al conductor que te baje en Rasnov, de ahí caminar 10 minutos hacía la montaña atravesando el pueblo de Rasnov, el trayecto cuesta sólo 4 lei.

Castillo Peleș

Castillo_Peles

El espectacular paisaje rumano ofrece una infinidad de monumentos por visitar, y es en los Cárpatos donde encontramos un castillo catalogado como uno de los más bellos de toda Europa.

Castillo_Peles_jardin

Jardín del castillo

A unos minutos de la famosa ciudad de Sinaia, cerca del cauce del río Peles, se localiza una zona mágica rodeada de montañas donde el rey Carlos I de Rumania ordenó la construcción del emblemático Castillo Peleș en 1873, el cual se convertiría en su residencia de verano. Con un estilo neorrenacentista alemán y pequeños toques góticos, el castillo cuenta con 160 habitaciones, cada una construida con diferente estilo y materiales. El lujo del castillo va más allá de sus habitaciones, ya que se convirtió en el primer castillo europeo en disponer de electricidad, gracias a la pequeña central eléctrica erigida en la rivera del río Peleș.

Castillo_Peles_1

Castillo Peleș

Para llegar al castillo basta con tomar un tren de Brașov o Bucarest a Sinaia, una vez en la ciudad hay que caminar 10 minutos cuesta arriba. Apróximadamente cada 30 minutos hay alguna conexión ofrecida ya sea por la compañía estatal CFR o Regiotrans. De Brașov el trayecto dura una hora y cuesta 7 lei (1,80€); desde Bucarest, en tren lento toma 2,5 horas y cuesta 18 lei (4€), mientras que el tren rápido sólo hace 1,5 horas por 30 lei (7,5€).

Cabe mencionar que la entrada al Castillo es con guía incluido en el precio del boleto y está dividida en visita sencilla por 20 lei o completa por 50 lei. Para tomar fotos dentro, incluso con celular, hay que pagar 30 lei extra por el permiso.

Pin It on Pinterest