Yanar Dag

Yanar Dag (la “Montaña de Fuego”) está en Azerbaiyán, situada a unos 20km al norte de Bakú, la capital azerí, en la península de Absheron y cerca del Mar Caspio.

Azerbaiyan_YanarDag_fuego

Azerbaiyan_YanarDag_colinaEs una colina de la que brota fuego sin cesar desde su base, haciendo honor a su nombre. Es un fuego continuo, cuyas llamas rondan el metro de altura, pudiendo llegar a los 3 metros. Esta fogata natural se genera gracias al gas (sobre todo metano) que se filtra del subsuelo por la piedra de la montaña, de tipo arenisca muy porosa.

No en vano todo Azerbaiyán es la tierra del fuego por las reservas de gas y petróleo que atesora. Muestra de ello son también los volcanes de lodo. Por otra parte, el fuego ha sido siempre importante en la región, siendo el elemento fundamental de adoración de la antigua religión de Zoroastro.

Recomendamos ir en taxi, porque el transporte público es caótico y extraño. Además casi nadie habla inglés, usar ruso es buena opción para negociar los precios.

Volcanes de barro

Volcanes de barro, Gobustán, Azerbaiyán

Cuando escuchas volcán piensas en calor y lava, pero los que nos ocupan expulsan barro y está frío. Se han descubierto más de 800 en todo el mundo, normalmente cerca de yacimientos petrolíferos, y en Azerbaiyán puedes encontrar casi 400.

Volcanes de barro, Gobustán, Azerbaiyán

Corriendo entre los volcanes de barro

Aprovechando la excursión a los petroglifos de Gobustán, visitamos los volcanes que se encuentran a unos 15 kilómetros al sur del parque. Pese a que lo ideal hubiese sido llegar hasta la ciudad de Gobustán y alquilar un taxi local; nosotros decidimos arriesgarnos con un taxista de Bakú, que finalmente no tenía ni idea de cómo llegar hasta los volcanes.

Así que casi tuvimos que obligarlo a preguntar a gente de la zona y tras cruzar un par de veces las vías del tren y seguir un camino de cabras, llegamos a nuestro destino; una formación de aspecto marciano, con unos 30 volcanes de entre uno y dos metros, y uno enorme de casi cinco metros.

Volcanes de barro, Gobustán, Azerbaiyán

Explorando el volcán más grande de la zona

Por supuesto, lo remoto tiene sus ventajas y pudimos disfrutar con total tranquilidad, ya que éramos las únicas personas en unos cuantos kilómetros a la redonda. Subimos y bajamos de los volcanes, observar los burbujeantes cráteres y tocamos el barro.

Fue una experiencia muy divertida, diferente y única. E incluso el taxista que al principio no quería llevarnos, al final fue el que más disfrutó de un paisaje inigualable junto al Mar Caspio. Así que para los atrevidos, aquí están las coordenadas en Google Maps.

Xinaliq

Xinaliq, en uno de los confines de Europa, es una aldea tradicional ubicada en Azerbaiyán, a los pies de la cordillera del Cáucaso. Paraje duro pero a la vez precioso, aislado del mundo.

Azerbaiyan_Xinaliq_aldeaEstá situada en una colina a 2350 metros de altitud, desde la que se divisan montañas impresionantes 360º a su alrededor. Siendo, posiblemente, la aldea más alta de Europa y una de las más antiguas, con más de 5.000 años de historia.

Está poblada por pastores, ya que en tierra tan sufrida los cultivos fracasan y la industria nunca llegó tan lejos. Sus habitantes proceden de tribus de la antigua Albania caucásica, conservando cultura, tradiciones y lengua propias (a pesar de las distintas ocupaciones sufridas).

Visitar Xinaliq fue como trasladarnos a otra época, varios siglos atrás. No hay baños (solo agujeros en la tierra), no hay agua caliente (aunque la fría sí está canalizada) y no hay Internet (salvo en la escuela). En 2006 mejoraron la carretera de acceso, y ya luce vieja. Allí visitamos un pequeño museo con reliquias, y saludamos a sus vecinos, adultos y niños, como pudimos. Sus caras reflejaban sorpresa, pero también alegría y curiosidad; y es que las sonrisas forman parte del lenguaje universal del Hombre.

Azerbaiyan_Xinaliq_trio_viajero_Alex_Pablo_HajibalaLas casas son básicas, hechas de piedra y adobe, por cuyos tejados planos es posible caminar. La de Hajibala fue nuestro hogar durante dos días y una noche, llenos de agradables comidas y charlas, gracias a que Alex habla ruso (en general en Azerbaiyán no se habla inglés).

Tuvimos suerte con el clima, fresco para ser Mayo pero muy agradable. Decidimos adentrarnos en el Parque Nacional de Shahdag, pero no pudimos porque cerca se encuentra la frontera azerí con tierra de nadie -más allá con Rusia- y los soldados no nos dejaron pasar.

Azerbaiyan_Xinaliq_CaucasoCualquier ruta rebosa belleza y grandeza, y merece la pena perderse (también de uno mismo) entre valles y montañas. Las fotos no captan el maravilloso espectáculo, naturaleza en su estado más puro, en su estado original.

Para llegar contratamos transporte y alojamiento a través de CBT Azerbaiyán, y todo salió muy bien. Xinaliq es, sin duda, una de las grandes experiencias del Trío Viajero. Las aventuras acaecidas en el camino, para otro momento.

Azerbaiyan_Xinaliq_trio_viajero

Piti azerí

El piti es un plato típico de la región de Sheki, ciudad situada en la Ruta de la Seda, al norte de Azerbaiyán. Podría ser equivalente al cocido madrileño en España, por sus ingredientes, aspectos y preparación, pero el sabor es bastante distinto.Azerbaiyan_Shaki_piti_paso_1.jpg

Es un plato muy completo porque en las montañas del Cáucaso puede hacer mucho frío. Su nombre es herencia de las vasijas donde se prepara, de barro esmaltado por dentro.

Sus ingredientes principales son carne deshuesada de oveja o cordero, grasa del mismo animal y algunas hortalizas como patatas o zanahoria, o simplemente garbanzos, como fue en nuestro caso. Se cocina al horno junto con agua, una buena cantidad de mantequilla, azafrán y sal. El resultado de la cocción, como podéis imaginar, es un caldo sabroso y con mucha sustancia, además de una carne blanda bien cocida.

Es importante resaltar que existe un protocolo para comerlo de forma correcta.

Azerbaiyan_Shaki_piti_paso_2.jpgPrimero tenemos que preparar un plato sopero con trocitos de pan, para verter el caldo encima de él, así como la grasa, que sigue siendo una masa gelatinosa dentro del piti, en muchos casos bastante consistente, y que cuesta deshacer en la sopa. Además podemos cubrir la sopa con una especia típica llamada sumac, de color rojo y sabor muy agradable con recuerdos a limón.

Azerbaiyan_Shaki_piti_paso_3.jpgUna vez terminada la sopa ya podemos pasar al plato principal del piti: la carne, las verduras y los garbanzos. Es el momento de acompañar la comida con verduras y brotes verdes de eneldo, cilantro, cebollino o ajetes, así como con cebolla, pepino y tomate crudos. Todas estas guarniciones se sirven tradicionalmente al centro de la mesa, y son habituales tanto en los restaurantes como en las casas particulares de los azeríes, que también pudimos disfrutar.

El Trío Viajero disfrutando de platos locales de Azerbaiyán

Pin It on Pinterest